El Centro de Edgar Cayce  
El Centro de Edgar Cayce
 
A.R.E. no es un culto ni una secta

A veces, los familiares o amigos de nuestros miembros temen que éstos practiquen un culto o se hayan unido a una secta. No obstante, si consideraran las enseñanzas y los motivos de la Asociación, se darían cuenta de que sus inquietudes no se justifican.

Algunas razones por las cuales A.R.E. no es un culto ni una secta:

  • Recomendamos que usted participe en las actividades de su Iglesia o de su institución religiosa preferida. Si debe elegir entre A.R.E. y su Iglesia, que opte por ésta.
  • No le sugerimos que se “identifique” con A.R.E. o que siga alguna doctrina o autoridad del mundo. Le invitamos a despertar a la Conciencia Crística, a difundir el amor divino en la tierra y a dejarse guiar por el Espíritu que vive en su interior.
  • Aconsejamos que se afilie a A.R.E. para analizar y poner en práctica los conceptos abordados en las lecturas de Edgar Cayce, así como para apoyar los esfuerzos de la Asociación, no a fin de adoptar un dogma o un sistema de creencias.
  • Le exhortamos a aplicar lo que sabe y a no aceptar como absolutas las nociones que otros a veces tratan de imponerle.
  • Siendo partidarios de los estudios comparativos, recomendamos que usted examine la información proveniente de varias fuentes, escuelas de pensamiento o corrientes de opinión.
  • Sin defender ideas ni puntos de vista particulares, nuestros conferenciantes y nuestra literatura presentan diferentes perspectivas a todos los que buscan la verdad.
  • No pretendemos haber recibido ninguna revelación especial y no ofrecemos nada “nuevo” que no pueda encontrarse en otros estudios. Cayce afirmaba que su don no era único, pues cada uno posee en sí los atributos divinos, a la espera de ser cultivados y puestos al servicio de los demás.

A.R.E. se interesa por la salud integral, el conocimiento, la sabiduría y la espiritualidad. Sus miembros, que proceden de todas las clases sociales y tradiciones religiosas, tienen la posibilidad de comunicar sus pensamientos y de intercambiar opiniones en un ambiente cordial, abierto y tolerante. Nada impide a quienes lo deseen que formen parte de esta organización.

 

"¿Cuál es la diferencia? La verdad viene de la Fuente única. ¿Acaso no existen entre los árboles robles, fresnos, pinos? Cada especie tiene su utilidad y un papel que desempeñar. [...] No critique a ninguna, más bien demuestre ¡qué buen pino, fresno, roble o vid es usted!" [Lectura 254-87]


 
 
El Centro de Edgar Cayce